Esto va en serio: porqué no debes acostumbrarte a estar sin sujetador en casa

Estamos muy cómodas. Másque cómodas: estamos en casa. De ahí que nos relajemos con un montón de rutinas que en otro momento no perdonamos. Te vamos a hablar de uno de los principales damnificados del cuarentena del coronavirus: el sujetador. Seguro que tú también has caído en la tentación de “olvidarte” de usarlo más de uno y de dos días. No hay ningún problema si tienes el pecho pequeño. De hecho, si es así probablemente seas de las que no lo usa habitualmente o casi nunca. Sin embargo, si tu talla es mediana o grande no te puedes relajar. Tienes que saber que obviar el sujetador puede tener efectos indeseados sobre tu dotación muscular. Te lo decimos sin rodeos: existe peligro de descolgamiento.

Esta es la cruda realidad: algunos expertos sostienen que renunciar al sujetador con frecuencia puede llegar a afectar a los ligamentos de Cooper que sostienen los pechos. Dicho de otra manera: los ligamentos pueden perder tensión. Así lo advierte, por ejemplo, la experta en sujetadores británica Jill Kenton, que ha trabajado para Madonna o Diana Spencer. De hecho, Kenton recomienda evitar, además, los sujetadores deportivos: están pensandos para el entrenamiento, de ahí que compriman demasiado el tejido contra la espalda.

Pero hay más contraindicaciones contra la renuncia al sujetador. Algunos fisioterapeutas afirman que ir sin sujección, sobre todo en las tallas más grandes, puede inducir a una mala postura corporal. Efectivamente: podemos encorvarnos sin darnos ni cuenta. Por eso, lo ideal es no quitárnoslo durante el día.La experta en sujetadores Jill Kenton sostiene que si hemos elegido la talla que nos corresponde, tanto de copa como de espalda, no tenemos porqué sentir ninguna incomodidad. No habría razón, entonces, para no ponérnoslo en casa.

Fuente: Leer Artículo Completo