¡Por fin! Hay un dispositivo que acaba con el dolor menstrual

La regla. Ese temido momento del mes (para algunas) donde el dolor de tripa, de lumbares y de cuerpo se apodera de nosotras. No hay forma de dominarlo o tratarlo que nos de tregua. Analgésicos, bolsas de calor, masajes en la zona. Al menos, durante de dos días estamos bajo las sábanas en un estado vegetativo (más o menos).

Todo esto, sumado a que no queremos otra cosa que chocolate y ultraprocesados (aquí os explicabámos por qué antes de la regla, tendemos a comer más) hace que no sean precisamente los mejores momentos del mes. Pero parece que ahora hay una solución a todos nuestros problemas: se trata de un aparatito llamado Livia que promete solucionar nuestros dolores de barriga.

Parece un reproducto de música, pero nada más lejos de la realidad; se trata de un dispositivo inalámbrico diseñado por médicos israelíes que impide que el dolor menstrual y premenstrual llegue a nuestro cerebro. ¿Cómo? Seguro que si has ido al fisioterapéuta alguna vez te suena la dinámica. El ‘gadget’ libera impulsos eléctricos que estimulan los nervios.

Según su creador, Bari Kaplan, “Livia usa un método para aliviar el dolor que no implica el consumo de fármacos. La idea es ‘cerrar las puertas del dolor’”. Y es que, Livia ha sido creado para amortiguar un 80% del dolor que sentimos las mujeres durante estos días.

El dispositivo lleva dos clave que en sus extremos, tienen electrodos que se adhieren a la piel. Se deberán colocar en las zonas donde se sufra más dolor. ¿Lo mejor? Que eres tú quien regula la intensidad de los impulsos con el dispositivo.

Parece que es una solución más que factible (y mucho menos peligrosa que otras, como por ejemplo el tampón de marihuanna) para la regla, que además de normalizarla, tiene el objetivo de que se consuman menos fármacos durante estos días, ya que se trata de algo que ocurre una vez al mes y no de forma esporádica, por lo que encontrar una alternativa para lidiar con el dolor que no sean medicinas es más que un adelanto.

¿Te atreverías a probarlo?

Fuente: Leer Artículo Completo