Niños: los primeros en salir. ¿Estamos realmente preparados?

Por fin llegó la primera etapa del desconfinamiento, pero está siendo muy polémica. Se va a poder sacar a los niños de casa pero parece ser que ni el propio Gobierno lo tiene muy claro: que si hasta la edad de 12 años, luego 14, que según la opinión de los expertos a partir de 15 ya pueden salir solos a hacer tareas como la compra, etc. Parece ser que la última versión es que siguiendo recomendaciones de la Dirección General de Servicios para las Familias y la Infancia, se van a permitir paseos cortos de hasta tres niños con un adulto en periodos de una hora.

El Comité de Derechos del niño de Naciones Unidas ha hecho una declaración referente al impacto de la pandemia sobre la infancia. Manifiesta preocupación sobre los países en estado de confinamiento o estado de alarma. Entre otras cosas afirma que las restricciones deben ser proporcionales, mínimas y limitadas en el tiempo. Se debería contemplar una salida diaria al exterior, supervisada y manteniendo la distancia social, no permanecer en hogares hacinados y precarios, y por supuesto evitar la exposición a violencia física o psicológica, etc.

Portadores silenciosos

La primera pregunta que nos planteamos es si los niños pueden tener el COVID. Según la mayoría de expertos sí pueden adquirir el virus, pero es raro que tengan la enfermedad y sus manifestaciones clínicas. Más raro aún es que desarrollen una infección grave o que mueran de ella. Los casos de fallecimientos reportados a nivel mundial en niños son muy pocos. Se ha visto que incluso en los inmunodeprimidos, los cuales sería lógico pensar que están más predispuestos, tampoco han sido diana de la enfermedad, aunque lógicamente también se toman todas las precauciones. Los recién nacidos prematuros parecen ser una excepción y podrían desarrollar síntoma más severos. Parece ser que la infancia es un factor protector para esta pandemia, pero todavía se desconocen los motivos.

La infancia es un factor protector pero también puede ser portadora asintomática del virus

Esto es un arma de doble filo, ya que hace a los niños los portadores asintomáticos perfectos con capacidad de contagiar a otros o a personas adultas, como sus padres o abuelos, pudiendo estos desarrollar la versión grave de la enfermedad. Como es lógico, ninguno queremos poner en peligro a nuestros mayores y hay que esperar un tiempo razonable antes de que vean a sus nietos y así poder hacerlo con toda la seguridad.

Posible repunte de casos

El desconfinar a los niños no es un tema fácil. Parece ser que lo permitido será dar pequeños paseos para acompañar a los adultos al supermercado o a la farmacia y que así respiren aire fresco, fuera de las cuatro paredes en las que han estado. Pero eso no es lo que quieren ellos. Lógicamente los más pequeños quieren juntarse con sus amigos e ir a jugar al parque, a los columpios o echar un partido de fútbol.

¿A ver quién les explica que no va a poder ser? Los lugares donde se junten serían el caldo de cultivo perfecto de portadores asintomáticos del virus con capacidad de contagiar y de producir un repunte de nuevos casos. Tampoco es lo quieren los padres. Según se puede leer en redes sociales, un comentario generalizado dice que: “es preferible dejarlos en casa a que te acompañen a la compra, parece que han tomado la medida a propósito”.

En otros países

La situación internacional varía según las circunstancias de cada país y la intensidad de la pandemia. Italia dejará salir a estos acompañados de un adulto para dar pequeños paseos, Francia y Alemania abrirán los centros educativos con limitaciones en cuanto al número de niños en cada aula a principios de mayo. Como todo el mundo sabe, en Italia hay aprobado general y en nuestro país parece que no habrá vuelta a las aulas. Sí se mantendrán las evaluaciones, pero repetir curso será algo excepcional.

Fuente: Leer Artículo Completo