Mireia Belmonte: "Ser abanderada en los Juegos de Tokio sería cumplir un sueño"

Llega agotada tras siete horas de entrenamiento, de las que más de cuatro las ha pasado en la piscina. Porque después de casi nueve semanas de sequía absoluta, en las que la posibilidad de sumergirse de nuevo en el agua eran solo un sueño, Mireia Belmonte (Badalona, 1990) ha vuelto a entrenar. Y lo ha hecho con las mismas fuerzas que le han permitido convertirse en la mejor nadadora de nuestra historia; con la misma ambición que le ha llevado a ganar cuatro medallas olímpicas (incluida una de oro en los 200 m mariposa, en Río de Janeiro 2016), 16 en campeonatos mundiales, 24 en los europeos y tres plusmarcas mundiales.

Meses después de tener que abandonar el Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada a causa del estado de alarma, la deportista vuelve a sacar su afán de lucha, su perseverancia y su sacrificio. Ahora toca recuperar el ritmo que se había marcado para llegar en plena forma a los Juegos Olímpicos de Tokio que tendrían que haberse inaugurado en unas pocas semanas. El reto, y el sueño de conseguir un segundo oro olímpico consecutivo, ha quedado solo aplazado. Pero Mireia ya está preparándose para alcanzarlo.

Mujerhoy ¿Cómo ha sido volver a la piscina después de tantas semanas de sequía?

Mireia Belmonte Ya llevo un mes entrenando, pero al principio fue muy raro. Sobre todo por las sensaciones, porque he tenido que volver a acostumbrarme al agua. Tú puedes andar o correr a diario, y nunca pierdes ese feeling. Pero el agua no es nuestro medio natural y no puedes mantener esas sensaciones sin estar en ella. Y más después de pasar casi nueve semanas sin nadar.

M.H. ¿Qué fue lo primero que sintió cuando por fin pudo meterse de nuevo en la piscina?

M. Belmonte Pues he tenido sensaciones raras. Lo primero, felicidad, por poder hacer de nuevo lo que más me gusta. Y luego algo un poco extraño: tener que reiniciar el cerebro para saber cómo se nadaba, coger sensaciones y el ritmo de nuevo… Son cosas que requieren más tiempo.

M.H. ¿Cómo afronta los próximos meses? ¿Qué planteamiento ha hecho con su entrenador?

M. Belmonte Aún estamos en standby, porque no sabemos cuándo podremos competir de nuevo. Estamos intentando coger el ritmo, llegar al nivel que tenía antes de este parón. Es un proceso largo, que no va a durar un mes o dos, porque he perdido mucho tiempo. Pero el objetivo es ir progresando poco a poco para que, si al final hay alguna competición, podamos empezar a plantear los entrenamientos en función de ella.

M.H. En más de una ocasión ha dicho que no le gustan los entrenamientos, que lo que le gusta es competir…

M. Belmonte Porque, al final, todo lo que haces es para competir: esperas a que llegue la acción, para eso te preparas. Y en periodos como estos, en los que entrenas y entrenas pero no compites, te falta ese aliciente. Pero este ha sido un mal momento para todos y hay que adaptarse. La mayoría de los nadadores no hemos podido entrenar, aunque en algunos países si han podido hacerlo. Por eso, aplazar los Juegos Olímpicos de Tokio era la opción más coherente, lo mejor para todos.

M.H. Los de Tokio, aplazados de momento hasta el verano de 2021, serán sus cuartos Juegos Olímpicos. ¿Qué espera de ellos? ¿Qué objetivos se ha marcado?

M. Belmonte Me gusta ir paso a paso, así que lo primero es hacer la marca mínima para clasificarme. Aunque aún no sabemos en qué competición habrá que conseguirla, si en el Campeonato de España, como siempre, o en alguna otra. Pero lo principal es hacer esa mínima y, una vez en Tokio, intentar hacer el mejor papel, como siempre.

M.H. Acaba de entrar a formar parte de la Asamblea del Comité Olímpico Español y ha dejado claro que le gustaría ser la abanderada del equipo español. Y si no era usted la elegida, que lo fuera otra mujer.

M. Belmonte Y sigo diciendo lo mismo: para mí sería un orgullo llevar la bandera de mi país en la inauguración de los Juegos, cumpliría otro sueño más. Nunca he estado en una inauguración de los Juegos y esta vez parece que todo es perfecto para conseguir ese sueño. Normalmente las competiciones de natación siempre empiezan al día siguiente de la inauguración por la mañana, pero en estos juegos han cambiado el horario por las retransmisiones de televisión, así que empezaríamos a competir por la tarde y no tendría que irme tan temprano de la inauguración. Es el momento perfecto.

M.H. El próximo noviembre cumple 30 años. ¿Es momento de hacer balance de su carrera deportiva?

M. Belmonte La verdad es que para mí ha sido toda mi vida, y estoy superorgullosa de todo lo que he conseguido, porque lo he logrado con mucho esfuerzo, con mucho trabajo. Y no ha sido cosa mía solamente; ha sido gracias a toda la gente que me rodea, que me ha apoyado y me ha seguido en este camino. Sin ellos no habría podido conseguir todo lo que he logrado. Ganar una medalla de oro en los Juegos Olímpicos era mi sueño de toda la vida y lo conseguí en los de Río de Janeiro, hace cuatro años. Ahora estoy intentando volver a repetirlo. Ese es mi siguiente gran sueño, porque nadie ha conseguido hacerlo en mi prueba en dos Juegos consecutivos.

Mi siguiente gran sueño es repetir el oro olímpico”.

M.H. ¿Y no ha pensado en hacer un parón para la maternidad, como ha hecho la campeona de sincronizada Ona Carbonell?

M. Belmonte De momento, estoy muy centrada en esto. El año olímpico es superimportante: tengo una oportunidad que hay que aprovechar y muchas ganas de competir. Y para lo demás… todavía hay tiempo [Risas].

M.H. Lleva compitiendo desde que era muy pequeña, con solo seis años, y a los 12 comenzó a entrenar en el Centro de Alto Rendimiento. ¿Se siente cansada o aún tiene la motivación y las fuerzas necesarias para seguir ganando?

M. Belmonte La ilusión sigue intacta, y eso es lo importante. Las ganas de querer mejorar es lo que te hace entrenar; probar cosas nuevas para seguir mejorando como deportista y como persona. Creo que esa es la esencia de todo deportista: querer siempre más.

M.H. Hace años, decía en una entrevista: “Nunca voy a estar contenta”. ¿Lo mantiene?

M. Belmonte Contenta estás, pero no estoy conforme. Es algo innato en el ser humano y más en el deportista, que tiene que rendir al máximo con su cuerpo y con su mente, y que se mide cada año en las competiciones. Querer más, seguir luchando y continuar avanzando va en los genes de los deportistas.

M.H. ¿Alguna vez se rinde?

M. Belmonte No todos los días son iguales: hay días mejores y días peores, pero intento ser muy perseverante y muy constante.

Tener un plato de comida en la mesa es un derecho de todos”.

M.H. Junto a Pau Gasol, Rafa Nadal, Carolina Marín, Fernando Alonso… pertenece a una generación de deportistas extraordinarios, que han dado los mayores triunfos al deporte español. ¿Cree que existe relevo para esa generación?

M. Belmonte Yo creo que estamos todavía bastante fuertes, que nos queda aún mucho por ganar [Risas]. En este país hay muchos y muy buenos deportistas, y creo que detrás de nosotros también viene gente muy buena. Además, ellos tienen la suerte de que, en cada deporte, ha habido alguien que ya ha abierto el camino. Eso no quiere decir que sea mas fácil para los jóvenes que vienen llegar a lo más alto, porque tienen que saber que todo se consigue solo si se trabaja, con esfuerzo.

M.H. Usted, además, está estudiando Publicidad y Relaciones Públicas. ¿Ha decidido ya a qué se va a dedicar cuando abandone la competición?

M. Belmonte La verdad es que no lo he pensado. Me gusta el deporte, el mundo de la publicidad, la moda… Son cosas muy distintas y ahora mismo no sé a qué me voy a dedicar al 100%. Pero lo importante es acabar mis estudios, estar formada y ver a dónde me lleva, a qué me oriento. Con mi empresa intentaré hacer un proyecto chulo, que me apasione. Quiero seguir con la felicidad que me da la natación, trabajando en algo que me gusta, como hago ahora.

M.H. Durante las últimas semanas, desde sus redes sociales, ha puesto en marcha una campaña solidaria en favor de la Federación de Banco de Alimentos.

M. Belmonte Sí es una campaña para que las empresas que se quieran unir donen kilos de alimentos, porque hay muchos padres de familia que se han quedado en el paro y muchas familias que antes tenían un plato de comida en la mesa y ahora no lo tienen. Como ese número de familias va creciendo, qué menos que ayudarles a que tengan un plato de comida en la mesa, que creo que es un derecho básico de todo ser humano. Siempre es bonito que la gente se sume, así que desde mi perfil en Instagram @missbelmont hemos lanzado un filtro solidario muy sencillo, para que quien quiera se haga un vídeo y lo etiquete con el hastag #aguantalarespiración. Así vamos sumando kilos a esa donación. Es bonito que la gente rete a sus amigos para conseguir muchos kilos sin que les cueste nada.

M.H. Y, además de la vuelta a los entrenamientos y los retos solidarios, ¿cómo se presenta su verano?

M. Belmonte Pues al margen de seguir entrenando y preparar el ultimo examen que me queda, me tomaré un descanso cortito para luego volver a arrancar la temporada olímpica. Supongo que haremos un parón de unos días, pero aún no sé qué haré.

M.H. Pero sí se permitirá algún capricho… ¿o ni eso?

M. Belmonte [Risas] Claro, de vez en cuando es bueno dárselo. Hay que tener un equilibrio. No puede ser todo entrenamiento; de vez en cuando hay que despejarse y mimarse uno mismo.

Fuente: Leer Artículo Completo