El homenaje musical de Nacho Cano a un amigo de la infancia, cardiólogo en el Hospital Ramón y Cajal, por no rendirse en la lucha contra el coronavirus

La música se está convirtiendo en un soporte imprescindible sobre el que la población está consiguiendo mantenerse firme en la lucha contra el coronavirus. Algunos de temas clásicos, entonados por muchos de nosotros en momentos de nuestra vida sin darnos cuenta de su significado y valor, durante este mes largo de encierro se han convertido en himnos o en recursos para sacar fuerzas de flaqueza.

Es cierto que el ‘Resistiré’ del Dúo Dinámico resuena cada día en multitud de rincones al acabar los aplausos de las ocho de la tarde a los profesionales que nos cuidan y que se encargan de que tengamos lo necesario para una vida lo más normal que se puede en estos momentos. O que Marta Sánchez, Willy Bárcenas y David Summers han hecho su propia versión del ‘Pongamos que hablo de Madrid’, de Joaquín Sabina.

Pero la historia que encierra ‘La fuerza del destino’, de Mecano, estos días, tiene un carácter especial. Uno de los exintegrantes de la banda, Nacho Cano, ha utilizado esta letra, en la que cobra fuerza esa frase del “quiero estar junto a ti”, para rendir homenaje a un buen amigo de la infancia que lucha, con su bata y el material médico correspondiente, poniendo si granito de arena en esta batalla sin tregua.

A mi amigo José Luis Zamorano y a todos los ‘campeones’ del Ramon y Cajal“, se puede leer en la dedicatoria inicial de un vídeo, ya convertido en viral, en el que Nacho mezcla imágenes de su concierto del pasado agosto en el Sonorama 2019, con las del equipo de Zamorano, jefe de cardiología del mencionado centro médico madrileño. Una manera de reconocer el trabajo de los sanitarios de este país, pero focalizado en alguien con quien no ha roto el vínculo desde su más tierna infancia.

Nacho coincidió con Zamorano, que es además vicepresidente de la Sociedad Europea de Cardiología, en el colegio, de pequeños. Compartieron aulas del Nuestra Señora del Recuerdo de Madrid, desde los cinco años hasta que entraron en la adolescencia y tomaron caminos diferentes, pero nunca separados.

Cano, consiguió el éxito y la fama con su grupo. José Luis se licenció en Medicina y Cirugía en la Universidad Complutense y hoy, su amigo le saca del anonimato para el gran público, para reconocer a todos esos héroes anónimos que se están jugando el tipo para poner freno a la pandemia.

Fuente: Leer Artículo Completo