Cómo Barbara Hutton, la ‘pobre niña rica’, terminó con las joyas de una duquesa de Romanov

Detrás del popular dicho ‘pobre niña rica’ está la heredera del imperio de los almacenes Woolworth, Barbara Hutton, una de las mujeres más gramurosas y ricas del siglo XX, con una colección de joyas acorde con ella y sus circunstancias. Conocida por su exquisito gusto y su afición por los diamantes, a menudo se adornaba con joyas propias de una princesa. De hecho, que una de sus posesiones más preciadas había pertenecido originalmente a la realeza.

View this post on Instagram

THE ROMANOV EMERALDS One of the most important collection of emeralds ever assembled in one jewel has to be those of the Grand Duchess Vladimir of Russia, aunt by marriage to Tsar Nicholas II. Her son, the Grand Duke Boris inherited the emeralds and sold them to cartier in 1920. Cartier re-set the stones into a magnificent sautoir and sold it to the the Chicago tycoon Harold McCormick for his first wife, Edith Rockefeller who was John D. Rockefeller’s daughter. Edith did not enjoy the emeralds for long, she died of cancer and her executors sold the stones back to Cartier for $480,000. – – It reportedly cost Barbara Hutton over $1,000,000 to acquire them. In 1947, by now the wife of Prince Troubetzkoy she instructed Lucien Lachassagne of Cartier to re-set them again into a ravishing, striking tiara of oriental style, mounted in diamonds and yellow gold- this was going against the trend of the time, which favoured platinum. Plus she commissioned Cartier/London to create a ring, a pair of earrings and a necklace with the largest emerald, weighing 100cts, set at the center. The tiara was transformable, it could be worn as a necklace and Mrs. Hutton greatly enjoyed wearing the piece, especially dressed in exotic fabrics hosting fabulous parties in her palace of Sidi Hosni in Tangier. In order to fund one of her many divorces, she sold the emeralds to Van Cleef and Arpels in 1965 who subsequently decided because of the enormous value of the historical emeralds to sell the stones individually. She is reported to have given the emerald necklace to her seventh husband, Prince Pierre Raymond Doan and the necklace was probably disposed by him after their separation. – 📸 Photo 1: Cecil Beaton, Portrait of Barbara Hutton wearing both the Pasha Diamond Ring and Romanov Tiara. Part 9 of #fashioniconoffinejewelery by #davincicode7

A post shared by 🔱 SARAH 🔱 (@davincicode7) on

A post shared by 🔱 SARAH🔱 (@davincicode7) on

La tiara Vladimir, una de las muchas joyas que usó para el famoso retrato que le hizo Cecil Beaton, estaba realizada con esmeraldas que pertenecieron a una duquesa rusa, a la duquesa Vladimir. La socialite se hizo con ellos tras comprarlos en la joyería Cartier, pero la historia tras las piezas es fascinante y larga, y está intrínsecamente ligada a las cambiantes fortunas de la familia real de Rusia a principios del siglo XX.

Descarga el número íntegro y gratuito de Vanity Fair Mayo aquí.

María de Mecklemburgo-Schwerin se convirtió en duquesa de Romanov después de su matrimonio con el gran duque Vladimir Alexandrovich de Rusia, el tío del zar Nicolás II, asesinado por los bolcheviques después de la Revolución rusa de 1917. Estableció su corte en el Palacio Vladimir en San Petersburgo, donde era conocida como una excelente anfitriona y la ‘Grande de las Grandes Duquesas’, con una extensa colección de joyas. Algunas de sus piezas más famosas incluyeron una esmeralda de 100 kilates que una vez fue propiedad de su tatara-tatara-tatara-abuela, la emperatriz Catalina la Grande y el rubí de 5 kilates de Josephine de Beauharnais.

Después de la abolición de la monarquía, huyó primero a Siberia y luego a Francia a través de Venecia, convirtiéndose en la última realeza rusa en escapar del país en 1920. Sus joyas ya habían sido sacadas de una bóveda secreta en el Palacio Vladimir antes que ella, y con ellas se reunió en el exilio. Sus hijos decidieron vender muchas de las piezas tras su muerte, y Cartier compró las esmeraldas que después adquirió Hutton. La reina María de Inglaterra, por su parte, compró una tiara de diamantes de Bolin con gotas de perlas, ahora usada por la reina Isabel II, mientras que Elizabeth Taylor también se hizo con algunas de las esmeraldas.

Una vez que tuvo las esmeraldas, Hutton decidió que formarían parte de una tiara de estilo indio engastadas en oro amarillo. Aunque no siempre las conservó. Acabó vendiéndolas para financiar uno de sus divorcios, y la joyería Van Cleef & Arpels los compró. A partir de ahí, se fueron vendido por separado, por lo que ahora nadie sabe dónde podrían estar las esmeraldas de la duquesa Vladimir.

Artículo publicado originalmente en Tatler y traducido. Acceda al original aquí.

Fuente: Leer Artículo Completo