Rejuvenece, cuida, ilumina… Por qué debes incluir (sí o sí) un tónico facial en tu rutina de belleza

Ya te avisamos de que saltarse el paso del tónico en la rutina de belleza es un error del que notarás (y mucho) sus consecuencias. El uso de este producto es uno de los más olvidados y a menudo se le resta importancia cuando no se desconocen los beneficios que puede llegar a tener. Rihanna lo tiene como un imprescindible y no nos extraña, porque es un potenciador de activos que ayudará a cuidar, iluminar y hasta rejuvenecer la tez de tu rostro. ¡Toma nota, tu piel te lo agradecerá!

El tónico debe aplicarse tras la limpieza del rostro -descubre porqué debes hacerlo con un limpiador y no solo con agua- y antes de añadir el sérum y la crema hidratante. Y el motivo es que tiene como objetivo equilibrar la piel después de someterla a activos agresivos de la limpieza. “Acabas de arrastrar la suciedad e impurezas con un producto con tensioactivos”, explica Claudia Varanski, creadora de la marca beauty Varanski Naturals. “Por suave y delicado que sea tu limpiador, y muchas fórmulas actuales pueden presumir de ello sin perder eficacia, no deja de ser una pequeña ‘agresión’, por lo que es preciso que devuelvas el pH de la piel a su punto ideal. Además, el tónico remata la operación limpieza eliminando cualquier resto de producto que haya quedado sobre tu rostro”.

Aplicar el tónico supone también una manera de tratar cada tipo de piel. “Da respuesta a cada tipología y consigue que el cutis se calme, refresque y alise“, aclara Claudia. Pero no solo eso. Lo mejor es que su uso facilita la absorción de los activos de los productos posteriores como la crema hidratante o el sérum ayudando a que penetren mejor en la piel y multiplicando así sus efectos.

Otro beneficio desconocido del tónico es el del aumento del riego sanguíneo. Mejora el riego de la zona donde lo apliques, lo que se traduce en una piel acondicionada y con un aspecto fresco y vivaz. ¿Un tip de aplicación para potenciar al máximo sus propiedades? Olvidarse del algodón y aplicarlo directamente con las manos, a toques o ligeros pellizcos, y con la cabeza agachada. Rostro despejado al instante.

Por último, debes saber que todos los tónicos tienen propiedades antioxidantes e hidratan la piel. Además, favorecen la elasticidad y previenen la flacidez del rostro. ¿Te hemos convencido?

Fuente: Leer Artículo Completo