Los trucos de belleza de Isabella Rossellini desvelan las claves para rejuvenecer y cuidar la piel a partir de los 60

“No te voy a engañar, no soy inmune a los complejos. Empiezo a sentir la presión de la edad, de cómo cambia el rostro. Pero cuando escucho esa voz, la hago callar, me pinto los labios y pienso: la verdadera elegancia es una expresión de lo que hay dentro de ti. Y si tus párpados se caen, ¡píntate las pestañas!”. A sus 67 años, Isabella Rossellini lo tiene claro. Para ella, no hay secretos. Le encanta cuidarse como quien cuida un jardín al completo: “Aporta la misma sensación de bienestar”, explica.

La cirugía estética es consecuencia de la misoginia. Es ganar una batalla para perder la guerra”.

Isabella RosselliniEntrevista para Mujerhoy.

La icónica actriz italiana se ha convertido en la nueva invitada de la serie “Getting ready with”, que organiza Lancôme en su perfil oficial de Instagram de la mano de la maquilladora profesional y directora creativa global de la firma, Lisa Eldridge. Isabella, veterana imagen de Lancôme y firme opositora de los retoques estéticos, no solo ha desvelado sus mejores trucos de belleza antiedad. También ha lanzado su receta secreta para rejuvenecer a partir de los 60, que asegura que está, sobre todo, “en la elegancia y la inteligencia”.

Pero ¿cómo cuida Isabella su piel a diario? “Soy adicta a las cremas y me pongo dos veces al día, por la mañana y antes de acostarme. “Por la mañana uso la crema Rénergie Multi-Glow, de Lancôme. Actúa en la microcirculación de la piel y te da un tono rosado muy bonito. ¡Además, me encanta cómo huele! A veces la combino con Rénergie Lift Multi-Action Ultra Cream con SPF 30, de Lancôme”.

¿Su maquillaje ideal para quitarse años de encima en tiempo récord? Trabajar los labios con perfilador, su mejor truco antiedad: “Mi parte favorita son siempre los labios. Primero, me los perfilo respetando los picos del arco de Cupido, para que queden bien marcados. Noto que, si uso lápiz, el labial se aplica más fácil y el color no se mete por las arruguitas del código de barras“.

Una boca compatible con una base de maquillaje que se aplica a toquecitos con una brocha solo donde quiere corregir alguna imperfección: la clásica Teint Idole Ultra Wear de Lancôme. Sin olvidarlas cejas, que las repasa con el lápiz de cejas Brow Shaping Powdery Pencil en un tono marrón claro, y las pestañas, que las eleva para abrir el ojo y levantar el párpado con un toque de la máscara Hypnôse de Lancôme.


Fuente: Leer Artículo Completo