Las melenas de los 90 de estas famosas te van a convencer de que es buena idea volver a los rizos y la permanente

Los 90 fueron los años de la silueta oversize y los pantalones de perneras gigantes, una amplitud de proporciones que llegó a la tendencia de pelo. Las jóvenes famosas de aquellos años le sacaron todo el partido que pudieran a sus melenas, rizadas natural o artificialmente, pero siempre muy definidas. Entonces aún no se habían popularizado las extensiones ni los productos voluminizadores, pero espumas y brushings hicieron maravillas con los looks de pelo de Mariah Carey, Sarah Jessica Parker o Nicole Kidman. Sin embargo, la melena más deslumbrante de la época fue la de Julia Roberts, un prodigio de volumen y color pelirrojo natural que fue copiado hasta la saciedad. En 1990 recogió un Globo de Oro por “Magnolias de acero” con todo tamaño XL: melena, traje de Armani hombre y sonrisa.

Nicole Kidman llegó a Hollywood desde su australia natal con na melena rizada prácticamente salvaje que fue domeñando poco a poco con los años, hasta llegar al pelo casi siempre liso que luce hoy. En los 90 alternaba su rizo natural, muy ensortijado, con esta versión un poco más peinada, que alternaba rizos deshechos con otros casi en su estado original.

Keri Russell se hizo mundialmente famosa con su papel en la serie de televisión “Felicity”, y su melena rizada se convirtió de inmediato en objeto de culto. De hecho, cuando los guionistas decidieron cortarle el pelo (porque Felicity dejaba la carrera de Medicina por la de Arte), los fans se enfadaron tanto que hasta dejaron de ver la serie.

Aunque ya estamos acostumbradas a verla con extensiones y calculadísimas ondas conseguidas a golpe de plancha, en los años 90 Mariah Carey presumía de un pelo voluminoso gracias a aquellos icónicos rizos de las permanentes de la época. Eran bastante agresivas, pero la definición era perfecta.

Imposible pensar en Carrie Bradshaw sin visualizar su icónica melena rizada. De hecho, Sarah Jessica Parker ha convertido sus ondas rubias en una de las señas de identidad del personaje desde el estreno de la serie de televisión a finales de los 90, hasta la última película de la saga, estrenada en 2008. Es la más fácil de conseguir con bigudíes o con una permanente.

“Dirty Dancing”, la película que lanzó al estrellato a Jennifer Grey, se estrenó en 1987, pero su look de pelo perduró durante muchos años como la versión ideal de la melenita rizada. Hoy continúa siendo un estilo romántico y práctico para las que tengan la suerte de tener un pelo rizado natural.

Janet Jackson se ha mantenido fiel a su pelo rizado desde sus primeros discos en los años 80, aunque en los últimos años la veíamos muy a menudo con el pelo alisado. Ahora, sin embargo, ha vuelto a los rizos de hace 30 años aprovechando el revival de la tendencia años 90. La verdad es que es una pena someter a tanto calor de planchado a un pelo tan rizado como el suyo.

Fuente: Leer Artículo Completo