Así ha conseguido Isabel Preysler su sonrisa antiedad de 11.000 euros

Lo analizaba el dr. José Manuel Gómez Villar en el programa televisivo Viva la vida: la deslumbrante sonrisa a la que nos tiene acostumbrados Isabel Preysler tiene truco, o más bien, retoque. Estos son los procemientos estéticos odontológicos que la socialité se ha hecho en la boca para que los años no pasen por su sonrisa, un completo tratamiento antiedad dental que no está al alcance de todos los bolsillos. Porque no solo con cremas y peinados se quita años de encima Isabel.

Carillas de porcelana y coronas para compensar el tabaco y los cumpleaños

Por los dientes también pasan los años y nuestra boca es un fiel reflejo de nuestra edad así como de nuestros hábitos. Pocos lo saben pero Isabel Preysler fue una fumadora empedernida durante años (de tabaco negro además), lo que afeó el esmalte de sus dientes tiñéndolos de un antiestético amarillo y produjo daños en las encías que también se despidieron de su tono sonrosado y saludable.

Llegados a este punto de deterioro la solución más estética es sanear las encías a conciencia y emprender un tratamiento odontológico que consiga diseñar una nueva sonrisa perfecta, juvenil y blanca a bacse de carillas de porcelana y coronas dentales, una solución incluso más eficaz que el simple blanqueamiento dental (que además no es una técnica apta para todo tipo de dentaduras).

Las coronas dentales son una buena solución estética para los adultos que tienen graves en algunas de sus piezas dentales, pero también para aquellos que no quieren resolver pequeños problemas estéticos (y no desean pasar por un procedimiento de ortodoncia). Estas coronas se colocan sobre los dientes naturales de la persona (que se deben “limar” en el proceso para que la funda les quede como un guante) y están especialmente diseñadas para cambiar no solo el color del esmalte sino también para variar ligeramente la forma y la posición de las piezas dentales corrigiendo pequeños defectos en la sonrisa. Además, una vez colocadas son plenamente funcionales: puedes masticar sin problemas y sin miedo a la sensibilidad dental (otro de los efectos permiciosos de la edad en los dientes).

El tratamiento de coronas se puede emplear para diseñar la sonrisa en puntos concretos de la boca y se puede completar con la implementación del otro elemento estético por antonomasia en las consultas de odontología: las carillas de porcelana. Según el dr. José Manuel Gómez Villar parece que Isabel Preysler ha escogido ambas soluciones.

Las carillas de porcelana tienen una función meramente estética y también se colocan sobre el diente de la persona, eso sí, ese diente tiene que estar 100% sano y funcional. La diferencia con las coronas es que estas se emplean para “sustituir” el diente y protegerlo cuando se encuentra demasiado dañado. Entre carillas y coronas el experto en medicina estética calcula que Isabel Preysler ha conseguido rejuvenecer su sonrisa por el “módico” precio de 11.000 euros.

Fuente: Leer Artículo Completo