Alba Díaz lleva el maquillaje rosa que queda mega sexy en las castañas con ojos marrones

Gracias a la proliferación de youtubers e influencers, cada vez tenemos más fácil el encontrar maquillajes sofisticados que nos resuelvan la papeleta de esos eventos y citas nocturnas que requieren un extra de sofisticación. Sin embargo, lo complicado ahora es dar con lo supuestamente fácil: looks de día que nos pongan buena cara sin resultar estridentes ni llamar demasiado la atención. Porque no queremos pasarnos la mañana delante del espejo y porque la tendencia del “no-make up make” se ha convertido en una regla no escrita de la etiqueta laboral: lo ideal es que parezca que no vamos maquilladas. Por todo esto, gracias Alba Díaz por este look tan requetefantástico.

Las tres claves del maquillaje de Alba Díaz que nos ocupa, tonos rosados, iluminación nacarada y eyeliner ligero, encajan perfectamente en ese maquillaje que puede acompañarnos cada día a la oficina. Si matizamos los brillos, incluso conseguiremos que sea prácticamente imperceptible, sin perder su poder para ponernos buena cara. La clave de este efecto descansado está en la tonalidad: el rosa (en distintos tonos) que encontramos en la sombra de ojos, el colorete y los labios es el color que las maquilladoras profesionales eligen para darle frescor a las facciones y el mejor aliado de las mujeres que tenemos el pelo castaño y los ojos marrones. Siempre que no caigamos, eso sí, en lo ñoño.

Para no cargar las tintas infantiles del rosa, lo ideal es recurrir a paletas como la “New Nude” de Huda Beauty, donde este color sirve de base para una apariencia ‘nude’. Aquí tenemos tanto la sombra rosa melocotón mate que lleva Alba Díaz, pero también otros tonos entre el rosa empolvado y el marrón que encajan perfectamente las belleza morenas. Los ojos requieren dos toques más: un toque de iluminador en la zona central del párpado fijo y un afilado y ligerísimo eyeliner.

Los tonos rosados han de seguir siendo el eje sobre el que gira este maquillaje de día: buscamos obtener cierto efecto monocolor matizado por la luz. El iluminador es fundamental para darle volumen a un colorete discreto, entonado al máximo con nuestro tono de piel: que no nos dé miedo recurrir a los marrones rosados si aún nos queda bronceado. El toque definitivo es el del labial, de textura muy cremosa en un tono rosa mate. ¿A que no esperabas este fantástico efecto buena cara con estas versiones nude del rosa?

Fuente: Leer Artículo Completo