Lo sentimos, haters: Paula Echevarría sigue siendo la prescriptora número uno en belleza de este país (y podemos demostrarlo)

Los expertos en audiencias coinciden: pocas cosas tienen más éxito en los medios de comunicación que glosar la decadencia de las estrellas. Nos tienta lo hater: nos encanta ver que los famosos también fracasan estrepitosamente. Por eso, lo más fácil cuando se persigue la audiencia es destruir a quien lo fue todo y, por lo que sea, ya no parece tan brillante. Por ejemplo, Paula Echevarría. La influencer ha vivido con la máxima intensidad la fama, persecuciones de paparazzis incluidas: su divorcio de David Bustamante provocó un auténtico maremoto en el océano viral. Además, ha participado en series de gran éxito, se convirtió en la bloguera número uno del país y son incontables las campañas de publicidad que ha protagonizado y sigue liderando. ¿Por qué el programa de Telecinco ‘Viva la vida’ afirma que su carrera está prácticamente acabada?

La investigación de ‘Viva la vida’ se basa en un rastreo en su perfil de Instagram: hasta 125.000 likes en sus fotos de hace unos años frente a los 40.000 likes que logra últimamente. Todo, según el programa, explicado por la marca que construyó en su relación con David Bustamante. Su divorcio y nuevo romance con Miguel Torres han sido, en esta versión, los acontecimientos que han derivado en su fracaso profesional. Por eso, “su estrella comienza a apagarse”, según el programa. Cierra su marca (Space Flamingo) y su blog. No tiene nuevos proyectos televisivos. “¿Qué futuro le espera como influencer?”, se pregunta el programa.

Es cierto: aparentemente, su presencia mediática no tiene la fuerza de hace unos años. De hecho, el mercado de la ficción y de los medios ha encontrado la perfecta sustituta: Blanca Suárez y con una vida sentimental con mucho tirón. Sin embargo, este relevo tiene más que ver con el rápido recambio de caras que exigen hoy los medios que con un declinar profesional: se considera más atractiva una mujer joven con una relación sentimental popular que una pareja estable, sin más. La normalidad, en apariencia, no vende.

Por suerte, hoy las métricas permiten conocer al milímetro el tirón de las estrellas de la influencia y las marcas saben perfectamente quiénes funcionan y quiénes no. Antes de contratar una campaña, eligen cuidadosamente a las influencers que más interés despiertan y más clics convierten en compras: protegen su inversión. Tomemos por ejemplo la última campaña que ha protagonizado Paula Echevarría. Se trata de un cosmético: elSuper Potent Serum Capture Totale de la firma Dior. Se trata de una nueva fórmula antiedad diseñada para producir efectos en solo una semana. De hecho, el objetivo de la campaña era conseguir que las seguidoras de las influencers más prestigiosas probaran durante siete días el sérum y constataran por sí mismas los resultados.

La mecánica era clara: un equipo superlujo de influencers invitaba a sus ‘followers’ a registrarse para obtener una muestra del Super Potent Serum Capture Totale de Dior. Las elegidas fueron, además de Paula Echevarría, Elsa Pataki, Eugenia Osborne, Carla Hinojosa, Nat Cebrián y Macarena Gea, entre otras. La sorpresa de los resultados fue absoluta: las seguidoras de Paula colapsaron el sistema con sus peticiones de muestras, con alrededor de 50.000 clics interesados en el cosmético, ya fuera para pedir una muestra o para saber más de él. Paula sigue siendo, pese a quien pese, la prescriptora cosmética número uno del país.

Con lo fácil que es investigar estos datos con la ayuda de las marcas, resulta llamativo que un programa como ‘Viva la vida’ emita un reportaje sobre el supuesto declinar de la carrera de Paula Echevarría. Puede que solo traten de arañar un poco de audiencia apelando a los peores sentimientos ‘hater’ o puede ser algún tipo de reacción ante desconocidas divergencias en el ‘backstage’. Paula ha tenido contrato en exclusiva con Telecinco desde 2017 y hasta abril de 2020, pero no ha sido una buena experiencia para ambos: ninguna de las películas, series y programas que grabó con ellos han tenido éxito. Está claro que no es un personaje Telecinco ni su carácter, nada sumiso, se amolda al juego de los programas de la cadena. No pasa nada. En la influencia de belleza sigue siendo la reina.

Fuente: Leer Artículo Completo