Meghan Markle, en busca de un representante para meter cabeza en Hollywood

Si hay una noticia que haya marcado, a nivel internacional y en el terreno de las casas reales, el primer mes de 2020, esa es la del Megtrix. Podemos decir que la decisión del príncipe Harry y Meghan Markle de tomar distancia con la casa real tras la presión que, consideran, los medios han ejercido sobre ella, nos pilló por sorpresa. Pero lo cierto es que ya habían mostrado su descontento a modo de preaviso.

Ahora, comienza una nueva vida para ellos en la que, tras apartarse de la agenda oficial de la casa real y retirárseles el sueldo público que percibían por ellos, tendrán que encauzar sus pasos laborales. Ella lo tiene claro: quiere retomar su carrera como actriz, además de seguir dedicándose a todas las labores de corte solidario que desempeña. Y, para ello, necesita un representante.

Es ‘US Weekly‘ quien informa de que Meghan se encuentra en plena búsqueda activa de alguien que se encargue de llevar esta nueva etapa de su carrera interpretativa para encarrilarla hacia Hollywood. Ella nunca ha querido dejar de actuar, pero rechazó a ello por amor. Con este nuevo panorama ante ella y su marido, sus deseos pasan por volver a ponerse delante de las cámaras.

“Meghan está buscando representante de forma activa, ya ha comenzado con ello. Puede ser un mánager o un agente, pero está contactando con personas que puedan representarla en sus futuros proyectos“, son las palabras que recoge el mencionado medio, en contacto con una persona del entorno de Markle. Por el momento, lo único de lo que se ha hablado es de un doblaje en una cinta de Disney, y que el dinero de ese contrato iría destinado a una de las obras benéficas con las que colabora.

A Meghan le dio la fama la serie ‘Suits’, donde dio vida a Rachel Zane en 108 capítulos. Fue en 2017, poco después de conocerse su compromiso de boda con el nieto de la reina Isabel de Inglaterra, cuando abandonó el proyecto para emprender ese nuevo al lado del que iba a convertirse en su marido y poder dedicarse a la corona británica.

El matrimonio se encuentra ya en Canadá con su hijo, Archie, donde pretenden alejarse de la expectación que se ha generado a su alrededor desde que se casaron, en mayo de 2018. Si bien es cierto que el recibimiento por parte de un sector de la prensa del país norteamericano ha sido algo hostil. Ya están acostumbrados. Solo es cuestión de dejar que el tiempo pase y todo se recoloque.

Fuente: Leer Artículo Completo