Jos\u00e9 Antonio Avil\u00e9s a Emma Garc\u00eda: \

  • José Antonio ha pedido una segunda oportunidad tras protagonizar varios escándalos en estos últimos días.
  • Tras su paso por ‘Supervivientes 2020’ se ha destapado que el colaborador se ha inventado una vida paralela.
  • Emma García ha sido muy directa con el colaborador.

    Es uno de los protagonistas del momento por sus numerosos escándalos, y ahora ha vuelto a su programa. José Antonio Avilés ha regresado a ‘Viva la vida’ después de ser el centro de toda polémica por haberse inventado una vida que nada tiene que ver con su realidad. HA entrado al programa a través de videollamada, asegurando, entre lágrimas, que si llora es porque no está bien, no para victimizarse. Ha confesado que para él, la entrada a ‘Supervivientes’ fue una vía de escape para desintoxicarse “del mundo en el que vivía”. “Quiero disculparme por el marrón que os habéis tenido que comer”, ha comenzado diciendo a sus compañeros , “siento tener que hacer este tipo de entrevista, me avergüenza mucho todo”, ha dicho entre lágrimas.

    “Jamás pensé que mi vuelta a mi programa sería así”, se ha sincerado, “me da una vergüenza tremenda mirarte a la cara, Emma”, ha dicho desconsolado.

    La presentadora ha sido muy clara y ha hecho un comentario que podría significar mucho: “Necesitamos y queremos una respuesta a todo lo que ha estallado que nos ha pillado en medio porque tú trabajabas aquí“. “Trabajabas”, en pasado… ¿Seguirá José Antonio en el programa después de todo esto?

    Desde luego no es el mejor momento para Avilés y puede que incluso su puesto de trabajo corra peligro… Habrá que esperar para saber si el programa toma una decisión al respecto o le dan una segunda oportunidad.

    “Me creé mi vida paralela porque en el colegio me pegaban”, ha declarado. Asegura que ha sufrido ansiedad: “Esto se hace una pelota con demonios internos que no eres capaz de dormir por las noches”.

    Ha continuado con su duro testimonio: “Todo esto empezó en el colegio, con 6 años, en primaria. Fueron los años más duros. Era una persona bastante afeminada, gordito y la gente no lo entendía. Me pegaban diariamente. Salía a la calle y la misma gente me buscaba. Mis padres lucharon para sacarme de ese cole. Mi vida paralela empezó a crecer porque necesitas crearte otra persona a la que hagan daño que no seas tú, era lo único con lo que me podía defender”.

    Fuente: Leer Artículo Completo