El emotivo mensaje de Rocío Flores a sus seres queridos

  • Rocío Flores denuncia el acoso constante que recibe a través de las redes sociales

    Rocío Flores se encuentra de vacaciones por la costa andaluza junto a Manuel Bedmar, su pareja y más fiel compañero. Momentos de total desconexión, completamente alejada de los platós y las cámaras de televisión tras unos meses muy complicados y repletos de conflictos y polémicas en torno a los miembros de su familia derivados de la emisión de la docu serie, ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, protagonizada por su madre. Además, la joven ha sido muy criticada por su defensa a capa y espada en los distintos programas de Mediaset donde trabaja como colaboradora de Olga Moreno durante su participación en ‘Supervivientes por considerarse inapropiado o inoportuno en un momento tan delicado.

    Unas críticas que ha intentado sobrellevar de la mejor manera y sin perder su esencia. Especialmente en las redes sociales, donde Rocío ejerce habitualmente como influencer compartiendo instantáneas de su faceta más personal o algunos de sus ‘looks’. Por ello, y a pesar de estar disfrutando de estos días libres, Rocío ha conmovido a todos sus ‘followers’ con una profunda reflexión que rezaba tal que así. “Visítame en mis sueños y cuéntame como te va en el cielo”.

    Una frase que no tenía un destinatario marcado de manera explicita, pero donde se ve una clara referencia a Rocío Jurado y Pedro Carrasco, sus abuelos maternos ya fallecidos, y con los que, en numerosas ocasiones, ha compartido tiernos recuerdos, ya que, durante toda su infancia, la hija de Antonio David Flores pasaba largas temporadas con ellos desarrollando una conexión y unión de lo más especial.

    Marcados en la piel…

    Rocío ha manifestado en diversas ocasiones que si su abuela estuviera toda este distanciamiento familiar jamás habría ocurrido. Por ello, este no es el único homenaje que Rocío ha querido dedicarle a ‘La Más Grande’ un precioso tatuaje. Un recuerdo imborrable y que siempre llevará grabado en su piel.



    Fuente: Leer Artículo Completo