Mila Ximénez y su hija, Alba Santana, una relación de amor y cariño

Mila Ximénez tenía un gran amor: su hija, Alba Santana. Fruto de su matrimonio con el tenista Manolo Santana, la joven llora la muerte de su progenitora a la que estaba muy unida. La joven, que vive en Holanda con su marido Aviv Miron y sus dos hijos, Alexander y Victoria, de 14 y 8 años, que eran los niños de los ojos de la colaboradora, era el mayor apoyo para su madre y, durante el año que la periodista ha luchado contra el cáncer de pulmón, ha viajado en varias ocasiones a Madrid para estar junto a su madre en estos momentos tan difíciles.

La relación entre Mila y Alba era estupenda aunque la periodista, al separarse de Manolo Santana, decidió que su única hija, todavía una niña, estaría mejor con su padre. “Mi madre tomó la decisión de que me fuera a vivir con mi padre para que yo pudiera vivir mejor. A veces no tenía ni para pagar la luz y ella quería lo mejor para mí”, explicó la propia Alba. Aunque no fue fácil para Mila, ella siempre quiso lo mejor para su niña y lo consiguió.

Nada más conocer que padecía cáncer de pulmón, Alba viajó hasta Madrid para arropar a su madre y acompañarla en visitas médicas y revisiones. La joven ha estado viajando desde Amsterdam siempre que su madre lo ha necesitado y, hace unos días, ante la gravedad del estado de salud de su progenitora, se instaló en su casa para arroparla en sus últimas horas al igual que hicieron los hermanos de la periodista.

Alba ha arropado a su madre en sus aventuras televisivas. Viajó hasta Honduras para aplaudir su valentía en ‘Supervivientes’ y visitó la casa de ‘GH VIP’ para felicitarla por su concurso. “Ha sido una madre diferente, para lo bueno y para lo malo. Me gustaría parecerme a mi madre en la libertad con mi hijo, en poder contarnos las cosas abiertamente; en no tener ese miedo de tener que mentirle a tu hijo para que no te juzgue”, dijo Alba sobre su madre en una intervención en el Deluxe en el año 2019. Ahora, la periodista cuidará a su hija y a sus nietos desde el cielo y velará, desde allí, por sus seres queridos. ¡Ánimo familia!

Fuente: Leer Artículo Completo