Michael Schumacher: las claves de sus seis años en coma

El 29 de diciembre de 2013, los informativos de todo el mundo abrían con una terrible noticia: el piloto de Fórmula 1 Michael Schumacher, que se había retirado del ‘paddock’, había sufrido un accidente mientras esquiaba en Los Alpes y se encontraba en coma.

Han pasado seis años y, a lo largo de este tiempo, hemos ido conociendo, a modo de pequeñas píldoras y siempre rodeado de misterio, algunos detalles de qué pasó aquel día o de cómo transcurre una recuperación en la que casi todo el mundo ha perdido ya la esperanza.

Las claves

  1. ¿Qué pasó? De lo poco que se sabe es que Michael, esquiador con experiencia, se aventuró a meterse en una pista que, a juicio de algunos, no estaba en condiciones. Las investigaciones nunca arrojaron una teoría clara sobre qué pasó ese día, salvo que se descartó el exceso de velocidad y que el deportista se salió de la pista y se golpeó en la cabeza. Desde allí se le trasladó a un hospital de Grenoble donde se le indujo a ese coma en el que seguiría.
  2. Última noticia. Decimos que “seguiría”, porque en septiembre fue trasladado hasta un hospital de París, el Georges Pompidou, para recibir un tratamiento de regeneración con células madre que lograse bajar la inflamación de todo el organismo. En aquel momento, se dijo que Schumacher entró en el centro médico consciente.
  3. Hermetismo. Pero las informaciones que se han recibido desde entonces son vagas y exentas de confirmación oficial. Su mujer, Corinna, pidió respeto en su día. Y los amigos más cercanos del alemán se han quejado en numerosas ocasiones de la falta de información sobre los avances o retrocesos en su estado. Es a ella a la que señalan como culpable de que no se filtre el más mínimo detalle que les tranquilice. Parece que, quien sí tuvo el privilegio de pasar unos minutos junto a él fue Jean Todt, su jefe en Ferrari. Fue durante esa estancia médica en París.
  4. Gastos médicos. En lo que no está escatimando Corinna es en gastos médicos. A finales de 2016, se calculaba que se había gastado unos 16 millones de euros (incluidos los del minihospital que mandó instalar en su casa). A principios de este año se estimaba que mantener conectado a Michael costaba 150.000 euros semanales. Su mujer está haciendo malabarismos para mantener equilibradas las finanzas.
  5. Tras sus pasos. Si algún día despertara, seguramente, de las cosas que más orgullo le producirían sería ver la trayectoria que está teniendo en el mundo del motor su hijo, Mick. El pasado mes de enero, firmó un contrato con Ferrari, la escudería por excelencia a la que se liga la figura de su padre. Y dicen los expertos, que su debut en la F1 no tardará.
  6. Polémica. Ni siquiera así parecen dejarle en paz. Hace unos días, quien fuera su compañero, Rubens Barrichello, pronunció unas polémicas declaraciones: “Nunca me ayudó, nunca fue solidario”. Es fácil atacar cuando el otro no puede defenderse…

Fuente: Leer Artículo Completo