Las mejores frases de Pau Donés en Eso que tú me das, el documental de Jordi Évole que se ha convertido en una lección de vida

La última entrevista a Pau Donés antes de morir ha sido el documental español más visto en cines de la década (a pesar de la pandemia) y no es para menos. Porque, a pesar de que la imagen con la que reapareció Pau Donés tras año y medio apartado de la música captó la atención de medios y público, lo que finalmente ha trascendido, además de su música –echa un vistazo a los récords de Pau Donés apenas una semana después de su muerte- es la historia de una persona llena de vida que quería compartir un rato con un amigo y, sencillamente, charlar antes de morir.

https://www.instagram.com/p/CLjD6E-CiTs/

Una publicación compartida de Jordi Évole (@jordievole)

Impresiona. La primera vez que ves a Pau Donés en escena, ya han pasado 6 minutos de documental y su aparición se convierte en una espera tensa. Aparece muy, muy delgado y con la cara llena de arrugas. El tubo que se pierde por su nariz le permite estar hidratado y comer y, al mismo tiempo, hace que su voz resulte casi irreconocible. Minutos antes de empezar la entrevista, Jordi Évole ríe nervioso. Uno mismo se siente nervioso desde la calma de su sofá porque no sabe qué va a pasar allí. Entonces llega la primera lección de Pau Donés: calienta la voz, parece ajeno a la mezcla de sentimientos que genera. No le preocupa lo que puedan pensar los demás. Y desde esa paz inmensa que transmite, estas son algunas de las mejores frases que nos deja:

“El cáncer nos da miedo. Y al ver a un enfermo de cáncer, piensas: este tío se va a morir. Hostia, esto da así un poco de respeto. Pero yo estoy aquí para hablar de la vida, ¿no? No de la muerte. De la muerte también, si queréis, pero a mí lo que me interesa es la vida. Desde el primer día que me dijeron te vas a morir, pensé, pues a mí lo que me interesa es lo otro: la vida”.

“Me encuentro que la gente tiene miedo a la vida, a las cosas, a moverse, a decidir. Miedo a querer, a que le quieran, eso es terrible. Porque a la enfermedad, al dolor, el miedo bloquea y te corta la libertad de ser tú mismo. Es terrible. El miedo es fatal”.

https://www.instagram.com/p/BeFy8xkDi7N/

Una publicación compartida de @jarabeoficial

Cuando Jordi Évole le pregunta qué le ha enseñado su hija, él contesta: “A querer. A querer y a demostrar cómo querer. En casa nos hemos querido mucho, pero nos hemos tocado muy poco; esto viene de familia. Nuestros padres era una generación que no se tocaba mucho porque era una generación que no estaba bien visto. A lo mejor tu madre te daba un beso, pero tu padre un beso…bueno, el día de tu comunión. Y con mi hija he aprendido esto, a tocarnos, a besarnos, a abrazarnos, a decirnos que nos queremos. (…) Mi hija me ha enseñado a decir te quiero y a decirlo con corazón y mirándote a los ojos. Antes no sabía. Ahora sí.

https://www.instagram.com/p/BogixYdH1X7/

Una publicación compartida de @jarabeoficial

“Cuando el tiempo ya sabes que es corto, el tiempo te hace muy feliz, cuando lo gozas, cuando estás a gusto. Entonces ahora soy muy feliz porque me siento bien, me encuentro bien aquí con vosotros, aquí en mi casa. Pero a la vez es una felicidad cabrona porque pienso, hostia, si en vez del mes que viene me fuera el año que viene y viera cómo está subiendo el verde, cómo los corzos bajan de la montaña, empezar a nevar o a caer las hojas marrones, amarillas, ¿por qué no me puedo quedar un poco más a disfrutar de todo esto? Eso me da tristeza, realmente, pero prefiero quedarme con el ahora estoy aquí.”

https://www.instagram.com/p/BraT1EZBv7Z/

Una publicación compartida de @jarabeoficial

“Tengo ganas de todo, de reírme, de llorar. Estoy llorando mucho estos días. Bueno, de hecho cuando te llamé estaba llorando como una magdalena. (…) Me parece un síntoma de debilidad tremendo no llorar. Llorar es una demostración tremenda de valentía, de que no tienes vergüenza por mostrarte como tú eres, por mostrar tu humildad, tu manera de ser y a mí me cuesta un huevo llorar, entonces estos días me estoy dando unas lloreras de la hostia (…) y eso me encanta, me encanta llorar. Ya con mi ex hacemos la broma. ‘¿Me das un abracito?’ ‘¿Con lloro o sin lloro?’ Tengo ganas de reír, tengo ganas de llorar y sobre todo de vivir”.

“Pedir perdón es una cosa que no parece fácil pero pedir perdón es muy bonito, es como dar las gracias, son cosas que dan mucho gusto, como llorar”.

“En la vida hay muchas cosas bonitas por las que vale la pena estar aquí, por las que vale la pena disfrutar, por las que aunque sepas que a lo mejor mañana estoy muerto en la habitación de al lado pero vale la pena estar hoy aquí”.

https://www.instagram.com/p/CA8SchDocFo/

Una publicación compartida de @jarabeoficial

Esperanza e ilusión hasta el último de los días

JORDI ÉVOLE. Cuando te vas a dormir por la noche, ¿qué piensas?

PAU DONÉS. Miro qué tiempo va a hacer mañana, porque hay una cosa que quiero hacer con mi hija y con mi sobrino, que es ir al río a bañarnos, pero el agua está helada, pero queremos ir al río. Entonces miro cada día qué tiempo hará mañana.

¿Qué le dirías a alguien a quien recientemente le han diagnosticado un cáncer como el tuyo?

Nada, que disfrute de la vida. Que no se preocupe, que se ocupe. Ocúpate, disfruta, divierte, móntate la vida para estar bien lo que te quede, haciendo cosas que te gusten. Ya está. No te preocupes, no tengas miedo.

¿Cuánta prórroga pedirías?

Toda una vida.

https://www.instagram.com/p/BsIsEkWBrD3/

Una publicación compartida de @jarabeoficial

Fuente: Leer Artículo Completo