El gran amigo de Alexia Rivas que está consiguiendo que levante el ánimo en medio de la tormenta

No lo está pasando bien y, por eso, decidió dar un paso a un lado y apartarse de la televisión unos días. El nombre de Alexia Rivas ha sonado con mucha fuerza desde hace dos semanas, cuando salió a la luz ese ya célebre vídeo en el que se paseaba al fondo de una conexión en directo de Alfonso Merlos, hasta el momento pareja de Marta López (sus amantes, a la luz en medio de este culebrón).

Alexia se ha convertido en protagonista de la actualidad del mundo del corazón, y la presión ha sido tan alta, que ha amenazado con demandar e, incluso, se daba de baja al no sentirse en condiciones de acudir a su puesto de trabajo como reportera de ‘Socialité’. Hace un par e días, lanzaba un enigmático mensaje en sus ‘stories’. Y, ahora, ha contado la historia de ese compañero fiel que está siendo el mejor apoyo en estos momentos.

“A Iro se lo encontraron acurrucado en la esquina de un paso de cebra un día de lluvia y frío. Nadie sabe cuántot iempo llevaba allí estaba empapado y tenía miedo a los humanos. Ahora, es un perro feliz. Es cariñoso, está constantemente pegado a sus dueños, su pasión es mover las alfombras de la casa, prefiere los bordes de las pizzas que su comida…”, comienza presentando a su perro, al que sostiene en brazos durante un paseo.

Me está ayudando a sonreír y a creer que la vida es bonita”

“Y… ES UN POCO MUUUUCHO cotilla. De hecho creemos que lleva micrófonos incorporados en su collar para después revelar secretos de Estado”, continúa antes de darle el valor justo que está suponiendo tenerle en su vida en este bache por el que pasa: “Yo no estoy ayudando a Iro, él me está ayudando a mí. A sonreír, a creer que la vida es bonita, a levantarme”.

Por eso, gracias, Iro. Lo adoptamos en @doghorsecity, refugio donde hay más de 300 peluchitos abandonados. Estoy segura de que todos son tan fantásticos como Iro”, concluye este mensaje que, a la vez, le sirve para animar a la gente a que adopte a un perro como el suyo.

View this post on Instagram

A Iro se lo encontraron acurrucado en la esquina de un paso de cebra un día de lluvia y frío. Nadie sabe cuánto tiempo llevaba allí, estaba empapado y tenía miedo a los humanos. Ahora, es un perro feliz. Es cariñoso, está constantemente pegado a sus dueños, su pasión es mover las alfombras de la casa, prefiere los bordes de las pizzas que su comida 😏 y… ES UN POCO MUUUUCHO cotilla. De hecho creemos que lleva micrófonos incorporados en su collar para después revelar secretos de Estado. 🙊 Yo no estoy ayudando a Iro, él me está ayudando a mí. A sonreír, a creer que la vida es bonita, a levantarme. Por eso, gracias, Iro. Lo adoptamos en @doghorsecity , refugio donde hay más de 300 peluchitos abandonados. Estoy segura de que todos son tan fantásticos como Iro. ♥️

A post shared by Alexia Rivas (@alexiaarivas) on


Fuente: Leer Artículo Completo