Ana Obregón, destrozada tras la muerte de su hijo

Tras dos años luchando contra el cáncer, Álex Lequio ha fallecido hoy en un hospital de Barcelona. De sonrisa imborrable y espíritu emprendedor (pincha en el enlace para ver cómo ha sido su vida) el joven de 27 años se ha marchado dejando un vacío inmensoen todo aquel que le conocía. Una de las más afectadas ha sido Ana Obregón, su madre y pilar fundamental que siempre le ha acompañado en esta dura batalla.

View this post on Instagram

No suelen ser objeto de interés mis cuatro años en ultramar, donde tuve el placer de succionar conocimiento de mentes brillantes, cantinas indomables y como no, de los altibajos y vaivenes que todo joven adulto experiencia durante su época universitaria. Nunca los he compartido por pensar que quizás no os resultan interesantes, pero la realidad es, [email protected] [email protected], que reúno una batería de recuerdos que dejan a Spielberg como a un novato de la ciencia ficción. Esta foto que veis, es una foto de mi primer día de universidad. El primer momento de tantos y que tanto esfuerzo supuso conseguir durante los años de agogé en Madrid (sigo pensando que la liaron y me dieron la plaza por equivocación 😂). El caso es que ese mismo año fue surrealista para un joven español que no tenía ni pajorera idea de lo que estaba a punto de vivir. Los acontecimientos fueron varios y asombrosamente extraños. Entre estos, destacaron: disputarle a Stiglitz algo que no tenía mucho sentido, vivir el acceso a una hermandad (aquí no puedo hablar mucho), publicar 1 ensayo, hacer un mini proyecto de fin de temario con Kyrie Irving, partirme la pierna, ganar un certamen por hacer soniditos con la boca (no por guapo, obviamente) y por último, confundirme al rellenar la solicitud de alojamiento en el campus y terminar viviendo en una especie de comuna extraña donde llegaron a pensar que estaba un poco zumbado (la personalidad española puede llegar a contrastar mucho 😂😂). En cualquier caso, eso sólo fue el primer año. No tiene mucho sentido contar estas cosas aquí, igual no interesa… pero ya que por X o por Y soy conocido, vamos a conocernos bien #UnEspañolEnUltramar

A post shared by Me Dicen Aless (@alessandrolequiojr) on

Ana Obregón está destrozada, aunque sabía que era una de las posibilidades cuando Álex comenzó su tratamiento oncológico en Nueva York, que más tarde continuó en diferentes hospitales de España. Los presagios en las últimas semanas no eran favorables, y Ana no se ha separado ni un momento de su hijo fruto de su relación con Alessandro Lequio.

A principios del mes pasado, la situación de Álex empeoraba pese a los meses de tratamiento y la actriz y presentadora decidía poner un alto a su carrera laboral y suspender su último proyecto, “Falso directo”, una obra teatral en la que Ana se ocuparía del montaje, con el objetivo de pasar más tiempo con su hijo y acompañarle en el nuevo tratamiento al que se sometería en Barcelona. Siempre sonriente y con palabras de ánimo, Ana se ha mostrado optimista en todo momento, sin embargo, esta ha sido una batalla muy difícil que no ha tenido buen desenlace. Según informan fuentes cercanas a la actriz, se encuentra rota y muy dolida ante la pérdida de Álex.

Desde que a Álex Lequio le diagnosticaron cáncer, Ana Obregón se convirtió en su principal apoyo. Siempre a su lado ofreciendo consuelo y palabras de aliento, el papel como madre de la actriz ha sido primordial en los últimos meses para su hijo, al que no ha abandonado ni un segundo, tampoco, en sus momentos finales.

Fuente: Leer Artículo Completo