Abel Arana: "Es mejor ser influyente que ‘influencer’"

La biografía de Abel Arana es como su última novela, ‘Esto te pasa por influencer’ (Espasa), “una montaña rusa con algo de vértigo”: en su época como parte de Pompin’ Dolls fue productor musical de Mónica Naranjo, Miguel Bosé y Fangoria, pero también de estrellas internacionales como Kylie Minogue o Whitney Houston. Luego dejó la música para escribir, presentar programas, alimentar con humor un blog de corazón y agitar las redes con sus presentaciones online de ‘MasterChef’ y ‘ Maestros la costura’, que además comenta en directo por Twitter cada semana con la ironía que le caracteriza.

Es, mal que le pese, un ‘influencer’. Pero no porque él lo diga, que no lo dice –“No hay nada que dé más vergüenza que presentarse diciendo, ‘Hola, me llamo Abel y soy influencer’, señala entre risas– sino porque se lo ha ganado con su audiencia social. Su novela repasa “la locura de las redes sociales que nos pueden convertir en famosos de la noche a la mañana. A la protagonista, esa fama le explota en la cara. Ella, que quería ser la moderna del pueblo, se encuentra en Madrid convertida en estrella. Y de pronto no puede salir a pasear el perro, salir en chándal a la calle… La fama puede acabar siendo una cárcel cuando te impide vivir libremente sin que alguien te pida un ‘selfie’ o te graben a escondidas”.

Corazón ¿Qué hay de parodia y qué hay de verdad en la novela?

Abel Arana Yo tiendo a llevarlo todo al extremo, porque es más divertido, pero el decorado es real, es el que rodea a toda esta fauna: la locura, los regalos, los ‘photocalls’, los virales…

C. ¿Qué hace de verdad un ‘influencer’?

A.A. Es un creador de contenido, alguien que asume el lenguaje de cada red: sabe adaptarse, sabe lo que quiere contar y cómo hacerlo. Tiene que sentir la necesidad de comunicar. El ‘influencer’ no nace, se hace.

C. ¿Hay diferencias entre ellas y ellos?

A.A. Ellas son muy rollo ‘Showgirls’, una película en la que decían una frase mítica: ‘En esta profesión, bajando las escaleras detrás de ti, siempre hay alguien más joven y más ambicioso que tú.’ Vamos, que no son muy amigas. Y ellos, me llama la atención la cantidad de modelos ‘fitness’ que ni hacen pasarela, ni catálogos… Vamos, que cierra Instagram y se acaba su carrera de modelo.

C. ¿Es una cuestión generacional?

A.A. La etiqueta ‘influencer’ lo es, pero no el concepto. Yo recuerdo a mi madre ir a la peluquería y pedir el peinado de Concha Velasco. Y lo que Concha lucía llegaba a la calle. No es que fuera tendencia, es que las señoras veían en ella lo que antes se llamaba ‘modelo a seguir’. Como Isabel Preysler, otra figura que ha generado fortunas en maquillaje o moda. Y no tienen millones de ‘followers’, no les hace falta. Es mejor ser influyente que ser ‘influencer’.

C. ¿Cómo influyen en nuestra vida?

A.A. Es curioso: no tienen estilo, tienen ‘looks’; no tienen estilismo, tienen ‘outfit’. Se han apoderado de palabras en inglés para encubrir algo que no deja de ser, en ocasiones, postrero. Carolina Herrera no quiere ‘influencers’ en sus desfiles porque considera que no son profesionales y que solo buscan vestirse gratis. Pero también hay gente brillante que habla de cine, de libros, de viajes…

C. ¿Hay una burbuja?

A.A. Desde luego. Internet es relativamente nuevo y el fenómeno está en su pico máximo. Pero va a estallar. Y a lo gordo. Está visto que los humanos aprendemos a golpes, así que habrá que esperar a que pase y queden solo los mejores. Mientras, nos toca vivir situaciones increíbles como ver cómo rechazan a un actor por no tener suficientes seguidores para la promoción de una serie.

C. ¿Y cómo vive su labor en ‘MasterChef’ y ‘Maestros de la costura’?

A.A. Me siento como un espectador que se divierte compartiendo con los demás sus comentarios.

C. El lunes pasado vivimos un drama con Lorenzo Caprile…

A.A. No solo él, lloramos todos con la expulsión de Arantxa. Mucha gente cree que en la tele todo está guionizado y no es verdad: en ‘talents’ como estos, un plato fallido o un modelo indefendible acaban con cualquier favorito. Y Lorenzo no pudo contenerse.

C. Habla con todos los concursantes. ¿Qué consejo les da?

A.A. Que se diviertan. Es la clave para no bloquearse. El espectador te compra cuando eres auténtico, porque aceptamos el postureo en las redes pero al final, en la tele, nos gusta la gente de verdad.

Fuente: Leer Artículo Completo